UN ALMA WANDERLUST PÉRDIDA EN ÁFRICA

Por: Víctor Gonzalez Travel Blogger

Toda la aventura inició cuando me enteré que me mudaría de regreso a Guatemala, después de 4 años de estar viviendo y estudiando en Argentina. Al regresar quería tomar unas vacaciones para “celebrar” que había terminado con éxito esta etapa de mi vida. Deseaba hacer un viaje distinto, un viaje a algún lugar que no hubiera ido antes, un sitio que me marcara; además que era un viaje que quería realizarlo completamente solo.
Después de varios meses de buscar diferentes destinos como Europa y Asia, me di cuenta que era algo más de lo mismo, si iba a Europa me iba a tomar las clásicas fotos sosteniendo la torre de Pisa y si iba a Francia una foto de noche en la Torre Eiffel. Por lo que decidí agarrar el mapa y buscar otras opciones y me encontré con África. Un lugar al que no muchas personas suelen ir, quería que mis fotos fueran distintas a las de todos y los videos que subiera a mi canal de Youtube iban a ser también algo fuera de lo común.
Así que empecé a buscar información sobre las ciudades y lugares para visitar. La verdad es que soy bastante aventado cuando se habla de viajar, pero para esta aventura decidí preparar mi viaje a través de una agencia de viajes. Para así poder tener todo seguro. Quería saber que no me iba a encontrar con alguna sorpresa o eventualidad. Luego de varias idas y venidas con la agencia reservé un viaje que me llevaría a varios safaris por Kenia, Tanzania y terminaría en una isla paradisiaca, Zanzibar.
El día del viaje llegó, ya en el aeropuerto listo para salir a Los Ángeles, en donde tomaría un vuelo para Dubái, sí a Dubái porque como buen fanático de la aviación quería vivir la experiencia de viajar en el Airbus A380 y disfrutar del magnífico servicio de Emirates. Luego saldría con destino a Nairobi, Kenia. Después de las casi 18 horas de viaje llegué a la ciudad donde comenzaría oficialmente esta aventura en la sabana.
Me encontré con una Nairobi ruidosa, con muchos autos y motos. Llegué al hotel donde pasaría la noche, un hotel que me sorprendió, ya que era bastante lujoso. Nunca me imaginé que me iba a encontrar con algo así en esos rumbos. Al día siguiente desde muy temprano estaba mi jeep 4×4, este iba a ser mi transporte por los siguientes 20 días. Salí con destino al Lago Naivasha, en él realicé un viaje en lancha atravesando el lago para llegar a la Isla Crescent en la cual pude ver por primera vez a un león, estaba muy lejos y detrás de varias ramas, pero yo estaba feliz de verlo. También me encontré muy de cerca con una familia de Jirafas. El clima era bastante rico, pero si sentía el sol directo.
Luego Visité el Parque Nacional Masai Mara. En ese lugar me hospedé en un campamento en medio de la sabana, por las noches era cuidado por los Masai, se les llama así a los que pertenecen a esta antigua tribu. El parque ocupa 1,510 Km2 en donde viven jirafas, cebras, nyus, babuinos y muchas pero muchas gacelas. Al estar adentro de este parque me sentía como si fuera parte de un documental de televisión. Pasé la noche escuchando las “risas” de las hienas, los rugidos de los leones y los ruidos de otros animales que no logré descifrar. Solo sabían que eran muchos.
Al amanecer comencé un largo viaje por carretera para llegar a la frontera con Tanzania. Al llegar un grupo reducdo de personas y yo éramos los únicos turistas. Ya del otro lado de la frontera visité el parque Nacional del Serengueti. Aquí el paisaje era bastante distinto a Masai Mara, ya que la sabana era un poco más amarillenta y había menos acacias, los arboles típicos de esa región.
Serengueti es el parque nacional más antiguo de Tanzania y en sus más de 13,000Km2 alberga al “Big Five”, es decir: El León (aquí se encuentra la mayor concentración de leones de África), el Leopardo, el búfalo, el rinoceronte y el elefante.
Después de visitar Tanzania tomé un pequeño avión a Zanzibar, una isla de arena blanca y aguas cristalinas. Allí realice un viaje en Dhows, que son las típicas embarcaciones africanas de madera, en la cual hicimos una parada en medio del océano índico y pude realizar snorkel por más de 1 hora. Luego nadamos hasta llegar a una pequeña isla llamada Kwale, en la cual nos esperaban con un show musical y una parrilla de mariscos. Así terminó mi aventura de 20 días resumida en un poco más de 3,500 caracteres.
Si quieren ver más sobre este viaje síganme en mis redes sociales y en mi canal de Youtube para disfrutar de esta y más aventuras. FB/AlmaWanderlustGT/ · IG: @victorgon · Youtube: AlmaWanderlustOk

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Copyright 2018 ABSoftwareGT