View Gallery 3 Photos

Cesar es un artista visual autodidacta, diseñador gráfico de profesión con estudios en la Universidad Rafael Landívar, fascinado por el arte y la música,  interesado por la experimentación de técnicas visuales y de la plástica. Su exposición Transiciones estuvo abierta al público en el mes de noviembre en el Espacio Cultura de Rozas Botrán ubicado en Paseo Cayalá.

¿Cómo inicia su gusto por el arte?

Desde mi infancia me gusto dibujar, pero fue hasta en la universidad cuando me interese más, poniendo en práctica mis ensayos de dibujo de los años pasados, fui encontrando un estilo. Recuerdo que en los cursos vimos pintores renombrados que llamaron mi atención, por mencionar algunos como Kandinsky, Paul Klee, Picasso, Dali, Piet Mondrian, estructuras y formas orgánicas de Gaudí hasta expresionistas abstractos como Pollock y Rothko.

¿Qué es Transiciones?

Tiene una doble connotación, es una muestra de distintos estilos. Pasa  de lo narrativo figurativo surrealista a paisaje, son estas ciudades con estructuras borrosas que parecieran ser memorias antiguas. Después  poco a poco se van integrando personajes y objetos, que es donde nacen estos pasajes de transición entre dos dimensiones. Es una especie de combinación entre surrealismo cubismo y constructivismo.

 

El otro significado es que habla sobre la transición de estados de conciencia entre dos dimensiones con influencias de algunos pintores como Paul Klee, Marc Chagall, Joaquín y Torres García. La exposición también presenta algunos trabajos anteriores, donde se puede apreciar la transición del trabajo.

¿Qué significa para usted esta exposición?

Es un paso grande para mí, en ocasiones anteriores había participado en colectivas de la Fundación Rozas Botrán con algunas piezas, pero nunca una galería completa como la de Cayalá, fue un reto grande. Cuenta con alrededor de 40 piezas y ver todo el cuerpo de trabajo en la galería da una noción más amplia. Sin duda alguna es un incentivo y compromiso conmigo para realizar exposiciones futuras. El proceso de crear las piezas fue una evolución para explorar otros caminos y romper ciertas estructuras que uno mismo se traza.

En sus obras vemos diferentes criaturas, ¿Cómo nacen estos personajes?

Siempre hay elementos que giran alrededor de un personaje central, algunos son objetos que cobran vida como tijeras, tazas y barcos de papel. Los juegos de la imaginación y caracteres tipo obra teatral desempeñan un rol importante en la obra. En el trabajo reciente son símbolos que refuerzan el mensaje de forma más directa como iconos o glifos simplificados para llegar más profundo dentro del espectador y no tener una lectura tan literal, sino más bien sensorial.

¿Qué busca en sus obras?

Hay 3 puntos importantes, el primero es explorar y conectar con mi intuición, materializar en una superficie la intuición y en este proceso jugar con la conciencia e inconsciencia estar en piloto automático adentrado en el proceso plástico.

Como segundo punto es buscar el mejor acabado posible para complementar el mensaje con la plástica y el último es causar en el espectador la atención e impacto de diferentes inquietudes y planteamientos.

¿Qué disfruta realizar en su tiempo libre?

Obviamente pintar explorar materiales nuevos que no necesariamente son para arte tengo un poco de adicción con esto, crear nuevas técnicas en mi trabajo, escuchar música, viajar caminar y explorar lugares nuevos.

 

¿Cómo ve el arte en Guatemala?

 

El arte en Guatemala está en transición, está cambiando, está en búsqueda de nuevas propuestas, tenemos jóvenes con el interés de expresar y crear. Poco a poco ha tomado más atención del público pero definitivamente falta educación para mejorar la apreciación del mismo. Es utópico pero sería increíble que todos tuvieran acceso  y que nos pudiéramos contagiar de arte para  cambiar la sintonía en la que se vive hoy, Guatemala es un país dividido que necesita esa comunión y creo que el arte jugaría un papel importante.

 

¿Qué cree que falta por hacer en el tema del arte?

 

Educar he incentivar a la población no ver el arte como un sueño lejano he inaccesible, sembrar en la gente el hambre y el deseo de absorber y proyectar la expresión en cualquiera de sus ramas literatura, plástica, música entre otras, demostrar que el arte es alcanzable y necesario para la humanidad.

Por: redacción Style and Trend

Más información

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Copyright 2018 ABSoftwareGT